MORENA CLARA (1936)

morena1.jpg
ESTRENO: 11 de ABRIL de 1936 [Sábado Santo, Cine Rialto, Madrid]
Duración: 1 h 45 min
Dirección: Florian Rey
Guión: Antonio Quintero y Pascual Guillén
Música: Rafael Martínez
Letra de canciones: R. Perelló; S. Cantabria; y Quintero y Guillén

 

Laboratorio: Madrid Film

Frase:

«Los gitanos son enemigos perpetuos de la sociedad. Por regla general, nacen, viven y mueren al margen de la ley. Es decir, que si la justicia puede inclinarse a la clemencia ante el ciudadano que delinque por un motivo circunstancial, si el delincuente es un gitano el delito obedece siempre a un mandato de su rebelde constitución moral» (Enrique, Fiscal de la Audiencia de Sevilla).
Screen Shot 2016-01-26 at 7.03.55 PM
Plano inicial – La venta de Los Platillos
Trini Márquez (Imperio Argentina) y su hermano Regalito (Miguel Ligero), gitanos, llegan a la Venta de Los Platillos, a 15 kilometros de Sevilla, para robar unos jamones de Jabugo. Trini consigue entrar en la venta y lanzarle los jamones a su hermano por la ventana. Después de robarlos, su hermano se los vende al dueño de la venta (por 75 pesetas) sin que este se dé cuenta de que son sus mismos jamones. Más tarde, el dueño se percata del engaño y la Guardia Civil detiene a los dos hermanos y los lleva a Sevilla para ser juzgados allí. Enrique (Manuel Luna), el fiscal de la Audiencia de Sevilla, se muestra muy duro contra los dos hermanos y la raza gitana a la que considera una amenaza continua para la sociedad y pide seis meses de prisión para los acusados. La defensora, sin embargo, proclama la inocencia intrínseca del pueblo gitano y consigue que Trini y Regalito no vayan a la cárcel. Después de eso, Trini decide quedarse a buscarse la vida en Sevilla como artista aprovechando la celebración de las fiestas de las Cruces de Mayo. Su vida y la del fiscal volverán a cruzarse muy pronto…

 

Screen Shot 2016-01-26 at 6.48.26 PM
Títulos de reparto 

Screen Shot 2016-01-26 at 6.57.23 PM
Miguel Ligero e Imperio Argentina cantan y bailan «Échale guindas al pavo»
Trini y Regalito hacen su aparición en una fiesta de la clase alta sevillana y cantan la canción “Échale guindas al pavo”. Después de la fiesta, Trini se encuentra con Enrique, el fiscal, y le pide que la ayude para no tener que volver a robar. Trini se gana el aprecio de la madre de Enrique, doña Teresa (María Brú) quien la deja que se quede a vivir en casa. El conflicto surge cuando Rosales viene a pedirle a Enrique que intervenga en la liberación de un tal Paquillo Antequera cuando se celebre la vista. Enrique se enfada con él y no admite ninguna influencia externa. Sin embargo, Rosales le deja una cartera como regalo. Después, moviéndose por la casa, Trini encuentra que hay 25.000 pesetas dentro de la cartera sin que Enrique lo sepa. Trini piensa que lo han puesto a posta para probar la decencia de la gitana pero ha tramado un plan y se lleva el dinero.

 

Screen Shot 2018-11-26 at 9.39.53 AM
Anuncio publicado en ABC el 25 de mayo de 1936
El hermano de Enrique le pide a dinero a este ya que tiene muchas deudas en su empresa. Enrique no accede, lo que hace que aparezca Trini y, simulando hacer magia gitana, le esconde el dinero en el bolsillo a don Elías (Pepe Calle), padre de los dos hermanos, y lo hace aparecer. Todo hace sospechar a Enrique aunque este desconocía la existencia de ese dinero en la cartera. Después, aparece Rosales con Antequera para pedir de nuevo la intervención de Enrique. El enfado de este les hace creer que les ha parecido insuficiente la cantidad de dinero con lo que vuelven a dejarle más dentro de la cartera. Más tarde, aparece una mujer que dice que su hija es el fruto de una relación extramatrimonial con don Elias, padre de Enrique. La mujer trae una carta de don Elías para enseñársela a doña Teresa. Antes de que se la enseñe, Trini dice que la carta la había puesto ahí ella como parte de una broma para hacer reír a la señora de la casa. Al sacar la carta, doña Teresa se cree la broma y se ríe tanto que incluso llama al juzgado a Enrique para contárselo. Enrique, en agradecimiento, se lleva a Regalito a beber manzanilla en un bar de Sevilla, regresa a casa borracho y le da a Trini las 25.000 pesetas que ésta había puesto en los bolsillos de don Elías así como las otras 25.000 que había dejado Rosales en la cartera por segunda vez. Trini le da la mitad a don Elías para que se lo dé a su hija bastarda.

 

Screen Shot 2016-01-26 at 3.17.32 PM.png
El gitano y el gaché beben juntos en la barra del bar
Enrique habla después con Antequera para devolverle el dinero. Se lo pide a Trini pero ella ya se lo ha dado a don Elías por lo que Enrique se enfada ya que será negativo para su reputación profesional que la gente sepa que ha sido sobornado. El enfado del fiscal deriva en varios insultos racistas por la condición de gitana de Trini. La gitana, triste, canta la canción “Gitana que tú serás, como la falsa moneda, que de mano en mano va, y ninguno se la queda”. Don Elías arregla el malentendido y le cuenta la verdad a su hijo. Enrique aprovecha entonces para declararle su amor a Trini y pedirle matrimonio. La película termina con Trini defendiendo su raza y la unión entre diferentes razas: “Aunque soy morena clara, / no sufras por mi color, / morena es la Macarena / y su hijo nuestro señor / del color de la Azucena”.

 

Screen Shot 2016-01-26 at 7.04.34 PM

Plano final de la película

«Los espectadores del estreno aplaudieron calurosamente muchas escenas de la película e hicieron ostensible su fervoroso entusiasmo al final de la proyección. La gitana de Imperio Argentina es la mejor interpretación conseguida por la actriz española desde el advenimiento del micrófono; graciosa en las intervenciones cómicas, justa en el matiz sentimental y exacta de voz y gesto siempre, la sola presencia de Imperio Argentina hubiera justificado el éxito de esta película, que se diría rodada para su exclusivo lucimiento personal si no existieran otros valores entre los intérpretes y en la realización…Tema español, pero sin toreros ni cantaores, sin jóvenes seducidas ni hijos abandonados, y sobre todo, sin pueblo cerril. El diálogo, ingenioso, feliz de frase y de una limpieza-de intención y de lengua- que no es frecuente, en las películas españolas, donde todo, hasta el buen gusto, se sacrifica por un chiste. La realización de Florián Rey, que ha logrado unos fotogramas de auténtico cinema en el baile de la Cruz de Mayo; bellísimos como concepto y ritmo, y certero como colocación de cámara» (Diario ABC, 14 de abril de 1936, última día de la República antes de la Guerra Civil).

 

Anuncio publicitario