LOS SANTOS INOCENTES (1984)

los_santos_inocentes-500377304-large
Productora: Ganesh Producciones Cinematográficas
Director: Mario Camus
Guión: Mario Camus, Antonio Larreta, Manuel Matji
(basada en la novela homónima de Miguel Delibes)
Fotografía: Hans Burmann
Música: Antón García Abril
Duración: 1 hora 47 minutos
Depósito Legal: M-7362-1984
Esta película se ha rodado íntegramente en Zafra, Mérida y Alburquerque (EXTREMADURA)
 
Screen Shot 2017-07-02 at 6.50.41 PM.png
Plano inicial: el tren de Quirce llega a la estación de Zafra (Badajoz)

Durante la década de los sesenta, una familia de campesinos vive miserablemente en un cortijo extremeño bajo la férula del terrateniente. Su vida es renuncia, sacrificio y y obediencia. Paco (Alfredo Landa) y Régula (Terele Pavez) se encargan de mantener en orden la finca y seguir las ordenes de don Pedro (Agustín González), el capataz. Sus hijos, Quirce (Juan Sánchez) y Nieves (Belén Ballesteros), les ayudan en todo lo que es necesario. Sin embargo, su objetivo no es otro que el de aprender a leer y escribir y conseguir un trabajo fuera del cortijo. Con ellos vive Azarías (Paco Rabal), disminuido mental hermano de Régula que ha sido despedido de su señorito después de 61 años de servicio, y la Niña Chica (XXX), una muchacha inválida que ni siente ni padece. Su destino está marcado a no ser que algún acontecimiento imprevisto les permita romper sus cadenas. En el otro lado se encuentran el señorito Iván, obsesionado con la caza que trata a Paco como si de un perro se tratase, y su madre, la señora marquesa (Mary Carrillo), representantes de la alta burguesía española y de siglos de opresión y abuso de los desfavorecidos.

FRASE: 
“Se diría que a los jóvenes de hoy les molesta aceptar una jerarquía. Y es lo que yo digo, ministro, que a lo mejor estoy equivocado pero el que más y el que menos tenemos que aceptar una jerarquía. Unos arriba y otros abajo. Es ley de vida, ¿no?”
Screen Shot 2017-07-02 at 6.48.26 PM.png
Créditos de inicio

CbJimNX

Paco Rabal y Alfredo Landa recibieron el premio a la mejor interpretación masculina en el Festival de Cannes en 1984.

La señora marquesa y su séquito van de comunión

Screen Shot 2017-07-03 at 5.42.01 PM
Paco y el señorito Iván cazando perdices
Screen Shot 2017-07-03 at 6.29.32 PM.png
El señorito Iván con Azarías

 

Screen Shot 2017-07-02 at 8.35.09 PM
Azarías y la Niña Chica

1366913911_180758_1366915054_noticia_normal
Desde la izquierda, Terele Pávez, Mario Camus, Juan Diego, Alfredo Landa y Francisco Rabal, en Cannes en 1984 presentando ‘Los santos inocentes’, donde Landa y Rabal obtuvieron el premio a la mejor interpretación masculina. ERIC GAILLARD AFP [El País]
Entrevista en La Vanguardia al director Mario Camus [6 Junio 1984]:
Los Santos Inocentes [La Vanguardia, 6 Junio 1984]

Planos finales

Anuncio publicitario

EL JARDÍN DE LAS DELICIAS (1970)

El_jard_n_de_las_delicias-753248548-large

Dirección: Carlos Saura

Guión: Rafael Azcona/Carlos Saura (“Sobre una idea de Carlos Saura”)
Música: Luis de Pablo

Exteriores rodados en: El Escorial y Aranjuez


Dedicación: “A Geraldine”

Screen Shot 2016-01-02 at 7.35.10 PM
Plano inicial

Mansión en las afueras de Madrid. La película comienza con una actriz (Charo Soriano) retocándose e intentando parecerse a la mujer de una foto. Mientras tanto, aparece en la habitación un cerdo trasladado por varios hombres al cuarto de invitados. Antonio Cano (José Luis López Vázquez), hombre de mediana edad en silla de ruedas, ha sufrido un accidente que le ha provocado la pérdida de la memoria y la plena capacidad para expresarse verbal y gráficamente. Para intentar acabar con su trauma don Pedro, su padre (Francisco Pierrá), contrata a la actriz para que represente el papel de madre de Antonio, ya fallecida. El resto de personas alrededor de Antonio se ocuparán de cuidarle con el objetivo de hacerle recordar en qué cuenta de Suiza depositó varios millones ya que es el único que conoce esa información «por su manía de no fiarse de nadie». Todo forma parte de un plan de recuperación del subconsciente. La familia de Antonio, incluidos sus hijos, lo tratarán como si fuera un niño puesto que consideran que es el único modo de conseguir su cometido.

Screen Shot 2016-01-03 at 1.32.54 PM
Antonio intenta recordar

La familia representará diferentes escenas de la vida de Antonio como su comunión, ocurrida el 14 de abril de 1931 (día de la proclamación la II República) e interrumpida por unos defensores del nuevo régimen que entraron en la iglesia, la muerte de su madre o una batalla medieval como la que aparece en el cuadro que cubre la caja fuerte de su casa. La amnesia de Antonio hará que ni siquiera su mujer Luchy (Luchy Soto) pueda acceder a la caja de caudales de la casa ya que solo él conocía la combinación. El plan de don Pedro continua y contará con la ayuda de Nicole (Esperanza Roy), amante de Antonio que viajaba con él cuando tuvo el accidente, de amigos que solían ir a cazar perdices con él, entre otras situaciones de su pasado lejano y reciente, para hacerlo regresar a su vida normal antes del accidente.
Screen Shot 2016-01-03 at 11.35.29 AM
Alberto Alonso es el hijo de Antonio y representó el personaje del Inspector Dávila en «Cuéntame cómo pasó» 30 años después
Screen Shot 2016-01-03 at 1.12.20 PM
Antonio Canal es ejecutivo de la empresa de Antonio y también el Padre Froilán en «Cuéntame cómo pasó»
La película intercala escenas del presente con escenas del pasado en las que se puede ver el ascenso de Antonio en la empresa de su padre después de la guerra civil gracias a sus novedosas ideas.
Screen Shot 2016-01-03 at 12.59.36 PM
La madre de Antonio falleció un día de Navidad
Don Pedro obliga a Antonio a escuchar sus discursos pasados al frente de la empresa para que recupere su capacidad de expresión. Delante del consejo de administración de la empresa Antonio repite de memoria el discurso del año pasado. Sin embargo, los ejecutivos se dan cuenta y deciden, dada la gravedad de la situación y la imposibilidad de una mejoría próxima, incapacitarlo legalmente a pesar de que fue él quien levantó la empresa. El final de la película muestra a Antonio en silla de ruedas, como ha pasado buena parte de la película, rodeado del resto de personajes, incluido don Pedro, también en sillas de ruedas y moviéndose alrededor del jardín de las delicias…
Screen Shot 2016-01-03 at 1.28.26 PM
Plano Final

LA GRAN FAMILIA (1962)

La_gran_familia

ESTRENO: 20 DE DICIEMBRE DE 1962
(Cine Lope de Vega, Madrid)

Producción: Pedro Masó Producciones Cinematográficas
Director
: Fernando Palacios
Argumento, guión y diálogos: Rafael J. Salvia, Pedro Masó, Antonio Vich
Musica: Adolfo Waitzman

Duración: 1 h 44 min

Estudios: Sevilla Films

Lugares de rodaje: MADRID y TARRAGONA

Presupuesto: 6.300.000 pesetas.

“Esta película ha sido declarada de interés nacional”

Screen Shot 2018-11-27 at 7.02.27 PM.png
Diario ABC, 20 diciembre 1962
Frase:
Cuando Carlos va a cobrar la paga extraordinaria de Navidad (los puntos) por familia numerosa mantiene una conversación con el empleado que le abona el importe en efectivo. La conversación es la siguiente:

Empleado: “Si hubiera muchos como usted, pronto se arruinarían los contribuyentes españoles”.

Carlos: ¿Y usted cuántos hijos tiene?
Empleado: Ninguno, preferí quedarme soltero.
Carlos: Pues si hubiese muchos como usted, muy pronto no quedarían ni contribuyentes, ni españoles, ni nada”. 
Screen Shot 2016-01-17 at 11.04.05 AM
Plano inicial

Madrid. Carlos Alonso (Alberto Closas) y Mercedes Cebrián (Amparo Soler Leal) son los padres de una familia de quince hijos. Todos viven con el abuelo (José Isbert) y dependen económicamente del trabajo de Carlos como aparejador, ya que todos los hijos están estudiando, la pequeña pensión de jubilado del abuelo y la ayuda de Juan (José Luis López Vázquez), el padrino de cinco de los hijos. La película muestra diferentes escenas de la vida cotidiana de la familia Alonso y que refuerzan los diferentes papeles dentro de la familia tradicional del franquismo: el trabajo continuo de Carlos y sus dificultades para cobrar los proyectos que realiza en el estudio, la compra en el mercado de Mercedes, la preparación de la primera comunión de algunos de los hijos, las primeras relaciones amorosas de los hijos mayores, la atención del abuelo hacia sus nietos, etc.

Screen Shot 2016-01-22 at 5.22.04 PM
Autobús con la publicidad de KAS Naranja y Limón

Carlos se presenta como el padre ideal de la España franquista. Su preocupación por el futuro, la educación y las buenas maneras de sus hijos concuerdan con la ideología que pretendían implantar los poderes de la dictadura. A pesar de los problemas económicos familiares, la numerosa familia se puede permitir pasar un mes de vacaciones en la costa de Tarragona donde muchos de ellos ven por primera vez el mar.  Durante este mes serán muchas las actividades que realizarán: reciben la visita del Padrino (quien encuentra novia y regresan juntos a Madrid), van a la playa, ven películas en el cine, alguno conoce su primer amor, entre otras muchas más, e incluso el matrimonio Alonso disfrutará de tiempo para ellos solos gracias a la colaboración de los hijos mayores y el abuelo que se ocuparán de los más pequeños.

Screen Shot 2016-01-22 at 5.18.53 PM
Ya es Navidad en El Corte Inglés…
Screen Shot 2016-01-22 at 5.43.54 PM
…y en Galerías Preciados
Después de las vacaciones veraniegas, la historia pasa directamente al último día de clase antes de las fiestas de Navidad. Todos están muy felices ya que Carlos ha podido cobrar el dinero que se le adeudaba por sus diferentes trabajos, Antonio (Carlos Piñar), el hijo mayor, contribuye también con sus primeros ingresos, lo que les permitirá celebrar “la mejor Navidad de nuestras vidas”. La tarde del día de Nochebuena, mientras el abuelo está con algunos de los más pequeños mirando las figuras para belenes en el mercado navideño de la Plaza Mayor, Chencho (el más pequeño, de soló  dos años) se pierde.
Screen Shot 2016-01-22 at 5.31.02 PM
Mercado de Belenes – Plaza Mayor de Madrid
Screen Shot 2016-01-22 at 5.38.22 PM
Figura de Papa Noel que mira a la carta de los Reyes Magos de Críspulo
Los padres llaman a la policía quienes se movilizarán para encontrarlo e incluso anunciarán su pérdida en la radio. Críspulo (Pedro Mari Sánchez), el hijo más travieso y aficionado a los petardos, cambia su carta a los Reyes Magos para, en vez de pedir juguetes, rogarle al rey Gaspar que aparezca su hermano. Por su parte, Chencho ha sido recogido por un matrimonio sin hijos que se lo encontró solo por la calle. Mientras ven la televisión aparece un mensaje del Padrino que anuncia la desaparición del niño. Así es como consiguen recuperarlo finalmente. Una vez en casa, alguien regala a Chencho un televisor que disfrutará toda la familia. Al final, sentados delante del aparato, Mercedes anuncia que está de camino el niño número 16 mientras Críspulo lanza al cielo un cohete con el mensaje “Gracias Dios”.

Screen Shot 2016-01-22 at 5.56.43 PM

Screen Shot 2016-01-22 at 5.58.25 PM
Plano Final

Pedro Masó, productor de la película, decidió crear su propia productora en 1961 con el objetivo de crear una película que pudiera crear y decidir él desde el principio hasta el final: «Voy a establecer mi marca y producir una película Pedro Masó S.A.» Sin embargo, solo disponía de un capital del 2.000 pesetas, por lo que hizo una visita al Banco Pastor para pedir un préstamos con idea de hacer una película sobre un matrimonio que tenía quince hijos y eran felices. El banco no se prestó a ayudarle y tuvo que pasar un año hasta que pudo reunir el dinero para levantar el proyecto. Desde la dictadura franquista se incentivaban los nacimientos y la familia numerosa se había convertido en el modelo a seguir.

Familia feliz y niños, muchos niños, eran los dos elementos fundamentales del guion de la película que, si bien estaba construido sobra la base de esos tópicos aceptados comúnmente en la época, evitaba cualquier profundización en la problemática de las relaciones familiares, las crisis de la adolescencia o los enfrentamientos generacionales, aunque manifestaba, como apuntó Fernández Méndez-Leite, una evidente habilidad en lo que se refiere a la concatenación de sucesos, dosificación de sentimientos y sensaciones. Positiva, optimista  y hasta rosa de una realidad que era mucho más amarga, sintonizó plenamente con el optimismo opusdeista presente en los sectores dominantes de la sociedad de la época. Quizá por ello obtuvo la máxima calificación administrativa y, tres años después, fue continuada con La familia y uno más.

JOSÉ LUIS LÓPEZ VÁZQUEZ Y JOSÉ ISBERT, PADRINO Y ABUELO DE LA FAMILIA

Es, sin duda, una película de actores. El modélico matrimonio, pilar donde se sujetaba la gran familia que proponía Pasó, que reflejaba a la vieja España de proliferación de familias numerosas y a la del conocido fenómeno sesentero denominado «baby boom», recayó en los sólidos hombros de Alberto Closas y Ámparo Soler Leal. Uno de los personajes que más hondo caló fue el del simpático tío soltero dispuesto siempre a echar una mano, siempre al rescate de la gran familia y al que una y otra vez le ocurrían toda clase de desgracias. Un papel al pelo para un actor que, por cierto, pasó algo de miedo cuando los niños tenían que prenderle fuego en una de las escenas.

Screen Shot 2018-11-24 at 7.33.14 PM
AMPARO SOLER LEAL Y ALBERTO CLOSAS
Screen Shot 2018-11-24 at 7.36.15 PM
MARÍA JOSE ALFONSO Y PACO VALLADARES

María José Alfonso, con 22 años, hizo su debut en esta película al igual que el travieso Críspulo interpretado por Pedro Mari Sánchez.

Screen Shot 2018-11-24 at 7.41.10 PM
JULIA GUTIÉRREZ CABA Y ANTONIO CASAS
Screen Shot 2018-11-24 at 8.36.40 PM
JAIME BLANCH
Screen Shot 2018-11-24 at 8.35.59 PM
MARÍA ISBERT
Screen Shot 2018-11-24 at 7.35.36 PM
PEDRO MARI SÁNCHEZ ES CRÍSPULO

El modélico matrimonio, pilar donde se sujetaba la gran familia que proponía Masó, que reflejaba a la vieja España de proliferación de familias numerosas y a la del conocido fenómeno sesentero denominado «baby boom», recayó en los sólidos hombros de Alberto Closas y Ámparo Soler Leal. Es preciso mencionar que el largometraje fue declarado de ‘interés nacional’, reconocimiento creado en 1944 por el Servicio Nacional de Propaganda. De entre los objetivos más importantes de tal institución destacaba revitalizar el cine español a la vez que propagar la ideología del Régimen. La película puede entenderse como un símbolo que refleja la propuesta de progreso de una España que ha abrazado el futuro del desarrollismo frente al estancamiento de la autarquía. Según Carmen Cortés Salinas: «A pesar del edulcoramiento y el optimismo de la historia, La gran familia proporciona datos testimoniales valiosos para la reconstrucción de la forma de vida de los ciudadanos del desarrollo: la venta a plazos, las facilidades que la ciudad otorga para el estudio, que se presenta como vía de promoción social, la llegada de la televisión a los hogares, las vacaciones en la playa facilitadas por los programas de Educación y Descanso».

Screen Shot 2018-11-24 at 8.41.37 PM.png

La mayor parte de la crítica coincide a la hora de definir el ‘edulcoramiento’ de la película como una representación ajena a las circunstancias de los españoles, algo con lo que incluso la propia censura estuvo de acuerdo según el informe que en su día le dedicó a la película de Palacios. Una de las críticas más severas es la que hace Sally Faulkner, quien, además de resaltar el papel propagandístico de la película, afirma que el visionado de la misma de alguna manera se asemeja al de un NO-DO de más de hora y media de duración. El padre es el representante de la estructura familiar en el espacio público mientras que el papel de la madre es la procreación y la organización del espacio doméstico. Los hijos, por su parte, tienen el deber de obedecer y respetar a sus progenitores. En cuanto al posicionamiento del grupo ante las adversidades, este debe ser optimista — como ocurre cuando el padre pierde su empleo — o de una mezcla de mano dura y comprensión — características asignadas al padre y la madre, respectivamente — como en el caso del castigo y posterior perdón — causado por el motín de los quince hijos y el abuelo — ante los deficientes resultados académicos de uno de los hijos. Finalmente, la recompensa del grupo es doble. Por un lado el espectador se encuentra con una familia unida que vive en armonía, y por otro existe una recompensa material, propia de la clase media, que se identifica con la llegada a la casa de su primer receptor de televisión o el disfrute de unas vacaciones en la playa. La creación de un modelo familiar de este tipo, tan ejemplar como ajeno a la realidad, cumple, por tanto, un doble objetivo de servir de modelo a la vez que tachar de disfuncional cualquier estructura que se aleje de lo propuesto, relegándolo a un espacio ausente y marginal.

HISTORIA DE ESPAÑA

Screen Shot 2016-01-22 at 4.28.46 PM
En 1962, eran pocos los televisores en España. Aquí vemos a la familia Alonso viendo el Telediario en la televisión del vecino de enfrente (José María Caffarel) 
Screen Shot 2016-01-22 at 5.42.27 PM
En 1962 era común que los carteros fuesen a casa por Navidad pidiendo el aguinaldo. El cartero aquí es LUIS BARBERO.
Screen Shot 2016-01-22 at 4.53.02 PM
Estatua de Roger de Lauria (1245-1305), mencionado por los hijos gemelos como gran marinero del Mediterráneo

UN MILLÓN EN LA BASURA (1967)

 

Un_mill_n_en_la_basura-451782768-large

ESTRENO: 2 de MARZO de 1967
DURACIÓN: 1 h 23 min
Director: José María Forqué
Argumento, guión y diálogos: Pedro Masó; Antonio Vich; Vicente Coello
Música: Antón García Abril
Exteriores rodados en Madrid (Parque de las Naciones e Inmuebles Reunidos)

Frase de la película:
Pepe: «El Faustino dice que nosotros vivimos de lo que tiran los demás».

Screen Shot 2016-01-13 at 6.11.22 PM
Plano inicial
Madrid, 20 de diciembre. Pepe Martínez (José Luis López Vázuqez) y Consuelo (Julia Gutierrez Caba) conforman un matrimonio con dos hijos y muchas dificultades económicas. La pareja recibe el tercer aviso de impago del alquiler de la casa por lo que, si no abonan 3.000 pesetas (14 meses) en un plazo de 48 horas, tendrán que abandonar el inmueble. Pepe trabaja regando y limpiando las calles de Madrid por la mañana. Su compañero de trabajo diario es Faustino (Juanjo Menéndez). Un día, trabajando, se encuentra un millón de pesetas en un cubo de basura y decide regresar corriendo a casa. Su mujer, sin embargo, le pide que devuelva el dinero adonde lo encontró para poder vivir tranquilos y sin el miedo de que el propietario venga a reclamarlo.

 

Screen Shot 2016-01-13 at 6.20.36 PM
Navidad en Madrid, 1966
Pepe regresa al edificio al que pertenecía el cubo de la basura pero no deja el dinero. Se va a comer a un restaurante caro que pagará con el dinero encontrado. A última hora da marcha atrás, como le había pedido su esposa, y se niega a pagar la cuenta ya que no tiene dinero suficiente aparte del millón. El camarero (Emilio Laguna) lo denuncia y lo llevan a comisaría.
Screen Shot 2016-01-14 at 10.57.55 AM
Emilio Laguna, en comisaría ante la atenta mirada de Franco y José Antonio
En comisaría escuchará la llamada de un tal don Gumersindo, quien ha perdido una cartera negra, lo que aumenta su nerviosismo. A pesar de ello, Pepe no solo no devuelve el dinero sino que compra unos juguetes para sus hijos. Consuelo le pide de nuevo que lo devuelva a Leonardo Borja Salcedo, quien parece ser el verdadero propietario de la cartera. Cuando Pepe va a devolverle el dinero en su casa, la hija de don Leonardo le dice que no está en casa y que no estaba preocupado por nada. Pepe, una vez más, regresa a casa sin devolver la cartera.
Screen Shot 2016-01-14 at 10.06.57 AM
Pepe está convencido de la intervención divina
Consuelo le cuenta a su madre María (Aurora Redondo) que Pepe se ha encontrado el millón en la basura y ésta se lo cuenta a su marido Joaquín (Rafael López Somoza). María cree que el dinero es de la familia y hay que repartirlo “decentemente”. Poco a poco Consuelo se va convenciendo de que no tienen que devolver el dinero sino esconderlo en casa aunque esta solución aumentará la tensión reinante entre todos los miembros de la familia. Sin embargo, y a pesar de las estrecheces económicas, Pepe y Consuelo quieren devolver el dinero a don Leonardo pensando que éste le dará una parte del dinero como gratificación.
Screen Shot 2016-01-14 at 6.16.54 PM
4 grandes de la historia del cine español 
Antes de reunirse con don Leonardo (Guillermo Marín), leen en el periódico la noticia de una “misteriosa desaparición de un millón de pesetas en la inmobiliaria Acesa” y que ha sido detenido el administrador de la empresa. Ramón González (José Sazatornil, Saza), secretario de don Leonardo, le pide a Pepe que vaya a comisaría donde el comisario (Carlos Lemos) está interrogando a Bermejo (José Orjas), administrador de Acesa y principal sospechoso del robo del millón. El comisario se queda con la cartera con el dinero pero Pepe se queda sin gratificación. A pesar de todo, los compañeros de trabajo de Pepe (Juanjo Menéndez, José Sacristán y Jesús Guzmán) pagan el alquiler pendiente para que no sean desahuciados. Al final de la película, don Ramón viene a casa de Pepe y Consuelo para darle, finalmente, una gratificación. Consuelo le dice a Pepe que “a lo mejor fue Dios” quien puso el dinero en la basura para que se produjese este milagro navideño…
Screen Shot 2016-01-14 at 7.23.41 PM
Plano final